DETERIORO NEUROLÓGICO

“La investigación en deteriorio neurológico facilitará la detección temprana y la prevención, mejorando  la calidad de vida, la supervivencia y la vitalidad de los pacientes ” Dra. Carmina Montoliu
Dra. Carmina Montoliu
Coordinadora de proyecto

Mecanismos, diagnóstico y tratamiento del deterioro neurológico en pacientes con enfermedad hepática crónica

Una mejor caracterización de las alteraciones metabólicas, inmunológicas, cerebrales y neurológicas permitirá una detección temprana del deterioro neurológico y revertirlo o reducir su progresión, mejorando  la calidad de vida, la supervivencia y la vitalidad de los pacientes con enfermedades hepáticas crónicas. La investigación en deteriorio neurológico también reducirá las hospitalizaciones y la demanda de recursos al sistema de salud, mejorando su sostenibilidad.

A día de hoy, todavía no disponemos de un método diagnóstico capaz de diagnosticar la presencia de encefalopatía hepática mínima de forma sencilla y precisa, ni se dispone de tratamientos eficaces. La investigación en deterioro neurológico

¿A quién beneficia este proyecto?

En 2013, 29 millones de personas en la Unión Europea (UE) padecían una enfermedad hepática crónica. Según la Organización Mundial de la Salud, la cirrosis hepática representa la principal causa de muerte por enfermedad hepática, produciendo el 1,8% de todas las muertes en Europa (170.000 muertes por año). 

Un porcentaje elevado de pacientes con cirrosis hepática sufren encefalopatía hepática mínima (EHM), es decir, deterioro cognitivo y funcional leve con enlentecimiento psicomotor, déficits cognitivos leves y de atención y concentración e incoordinación motora que disminuyen su calidad de vida y aumentan su riesgo de padecer accidentes, caídas, fracturas y de consecuencias adversas y pueden progresar a encefalopatía clínica más grave. Esto conlleva un aumento de hospitalizaciones y del uso de recursos públicos que pueden poner en riesgo la sostenibilidad de los sistemas de salud. Las enfermedades hepáticas suponen un coste sanitario importante.

Muchos pacientes con esteatohepatitis o hígado graso incluso antes de llegar a la cirrosis hepática, ya pueden presentar deterioro cognitivo que reduce su calidad de vida.

¿Qué queremos conseguir?
Una mejor caracterización de las alteraciones metabólicas, inmunológicas, cerebrales y neurológicas permitirá identificar y evaluar nuevos procedimientos diagnósticos de EHM más tempranos y sensibles. Los mecanismos que conducen a estas alteraciones no son bien conocidos y no existen tratamientos específicos para revertirlas. Estudiar mejor los mecanismos implicados permitirá diseñar y ensayar nuevos tratamientos más eficaces.

Otro objetivo es identificar biomarcadores para el diagnóstico precoz de la aparición de EHM. Por otro lado, al estudiar los mecanismos moleculares en pacientes con cirrosis hepática que sufren encefalopatía hepática mínima (EHM), podremos identificar nuevas dianas para tratamiento.

El tratamiento temprano del deterioro cognitivo y funcional en pacientes cirróticos con EHM permitirá mejorar la calidad de vida, prevenir su progresión a EH clínica, prolongar la supervivencia y reducir costes sanitarios. 

¿Por qué este proyecto es singular y único?
Un 40% de los pacientes con cirrosis presentan encefalopatía hepática mínima (EHM), con deterioro cognitivo leve, alteraciones del sueño, enlentecimiento psicomotor y déficits de atención y coordinación motora que reducen su calidad de vida, aumentan su riesgo de accidentes de tráfico, caídas y hospitalizaciones y reducen su supervivencia. La EHM progresa a EH abierta que puede llevar al coma y la muerte.

En la clínica diaria no se realiza la caracterización de las alteraciones cerebrales y neurológicas de estos pacientes, por lo que no se detecta el deterioro cognitivo hasta que ha progresado a EH clínica, con la consiguiente hospitalización del paciente, y las complicaciones que se derivan de presentar EH. El tratamiento temprano del deterioro cognitivo leve en estos pacientes permitiría prevenir la progresión de la enfermedad, mejorar su calidad de vida y su supervivencia y reducir costes al sistema sanitario.

Nuestro proyecto de investigación en deterioro neurológico es único porque permitirá detectar cambios que se están produciendo en el sistema inmune y a nivel cerebral en los pacientes que presentan encefalopatía hepática mínima (EHM). Permitirá identificar señales cerebrales o marcadores en sangre que nos den información de lo que está pasando en el cerebro, de forma asequible.

Necesitamos tu ayuda
La EHM es un problema social, clínico y económico importante. La EHM afecta a unas 200.000 personas en España y 2 millones en la Unión Europea. La mayoría no se diagnostican por falta de procedimientos simples y permanecen sin tratar. Con tu ayuda podremos alcanzar los principales objetivos del proyecto: 

  • Entender la biología de los cambios inmunológicos asociados con la aparición de EHM en pacientes cirróticos.
  • Avanzar en el conocimiento de los mecanismos moleculares que conducen a las alteraciones neurológicas en EHM.
  • Identificar nuevas dianas terapéuticas.
  • Mejorar el tratamiento del deterioro cognitivo y funcional en pacientes cirróticos con EHM y clínica
  • Mejorar el diagnóstico temprano de la EHM, lo que permitirá el tratamiento de pacientes que ahora no son tratados.

Una mayor financiación permitirá avanzar en los objetivos más rápidamente y abordar nuevos objetivos más ambiciosos e incluso nos planteamos objetivos más ambiciosos ya que podríamos crear un modelo de eventos moleculares y celulares de la respuesta inmune asociada a la aparición de EHM, realizando un estudio detallado que requiere una tecnología costosa.

Quiénes somos
El Grupo de investigación de Deterioro Neurológico es multidisciplinar y está formado por biólogos, farmacéuticos, químicos y médicos expertos en disciplinas clínicas relacionadas con la patología de pacientes con cirrosis hepática que presentan encefalopatía hepática mínima (EHM), es decir, un deterioro cognitivo y funcional leve.

Llevamos años realizando Investigación Básica y Traslacional con relevancia internacional y  participamos en el European Innovation Partnership on Active and Healthy Ageing (EIP-AHA) de la Comisión Europea, como miembro colaborador.

El Grupo de investigación de Deterioro Neurológico ha mostrado que el aumento de niveles de amonio en sangre y la inflamación actúan sinérgicamente en la inducción del deterioro neurológico. Hemos mostrado que la aparición de la EHM se asocia a cambios en el inmunofenotipo, en el tipo de inflamación presente en el paciente.

Estamos también caracterizando en detalle las alteraciones neurológicas y por resonancia magnética estructural y funcional (RMf) y técnicas de neurofisiología, las alteraciones cerebrales que pueden ser responsables de las alteraciones neurológicas. Los cambios identificados pueden permitir avanzar en el conocimiento de los mecanismos de la EHM y ser útiles como procedimiento diagnóstico.